• 28 MAY 20
    ACOG Practice Bulletin de Mayo de 2020

    ACOG Practice Bulletin de Mayo de 2020

    ARTICULOS DEL MES

    https://www.acog.org/clinical/clinical-guidance/practice-bulletin/articles/2020/06/gestational-hypertension-and-preeclampsia

    ACOG Practice Bulletin No. 202: Gestational Hypertension and Preeclampsia

    Junio 2020

    Abstract

    Hipertensión Gestacional y Preeclampsia

    Los trastornos hipertensivos del embarazo constituyen una de las principales causas de mortalidad materna y perinatal en todo el mundo. Se ha estimado que la preeclampsia complica del 2 al 8% de los embarazos a nivel mundial. En América Latina y el Caribe, los trastornos hipertensivos son responsables de casi el 26% de las muertes maternas, mientras que en África y Asia contribuyen con el 9% de las muertes. Aunque la mortalidad materna es mucho menor en los países de altos ingresos que en los países en desarrollo, el 16% de las muertes maternas pueden atribuirse a trastornos hipertensivos. En los Estados Unidos, la tasa de preeclampsia aumentó en un 25% entre 1987 y 2004. Además, en comparación con las mujeres que dieron a luz en 1980, las que dieron a luz en 2003 tenían un riesgo 6,7 veces mayor de preeclampsia grave. Esta complicación es costosa: un estudio informó que, en 2012 en los Estados Unidos, el costo estimado de la preeclampsia dentro de los primeros 12 meses de parto fue de $ 2.18 mil millones ($ 1.03 mil millones para mujeres y $ 1.15 mil millones para bebés), que fue soportado desproporcionadamente por nacimientos prematuros. Este Boletín de Prácticas proporcionará pautas para el diagnóstico y el tratamiento de la hipertensión gestacional y la preeclampsia.

    Recomendaciones

    Las siguientes recomendaciones se basan en evidencia científica buena y consistente (Nivel A):

    • Mujeres con cualquiera de los factores de alto riesgo de preeclampsia (embarazo previo con preeclampsia, gestación multifetal, enfermedad renal, enfermedad autoinmune, diabetes mellitus tipo 1 o tipo 2 e hipertensión crónica) y aquellas con más de uno de los factores de riesgo moderado (primer embarazo, edad materna de 35 años o más, un índice de masa corporal de más de 30, antecedentes familiares de preeclampsia, características sociodemográficas y factores de antecedentes personales) deben recibir dosis bajas (81 mg/día) de aspirina para la profilaxis de preeclampsia, iniciada entre 12 semanas y 28 semanas de gestación (óptimamente antes de las 16 semanas de gestación) y continua hasta el parto.

    • En mujeres con hipertensión gestacional o preeclampsia sin características graves, con 37 0/7 semanas de gestación o más, se recomienda el parto en lugar del manejo expectante al momento del diagnóstico.

    • El sulfato de magnesio debe usarse para la prevención y el tratamiento de las convulsiones en mujeres con hipertensión gestacional y preeclampsia con características graves o eclampsia.

    • Los medicamentos antiinflamatorios no esteroideos deben seguir utilizándose preferentemente sobre los analgésicos opioides. Las pacientes posparto que recibieron magnesio para la profilaxis de convulsiones para preeclampsia no mostraron diferencias en la presión arterial, los requisitos antihipertensivos u otros eventos adversos para las pacientes tratadas con AINE en el período posparto.

    Las siguientes recomendaciones se basan en evidencia científica limitada o inconsistente (Nivel B):

    • Se recomienda el parto cuando se diagnostica hipertensión gestacional o preeclampsia con características graves a las 34 0/7 semanas de gestación o después, después de la estabilización materna o con trabajo de parto o ruptura de membranas antes del trabajo. El parto no debe demorarse para la administración de esteroides en el período prematuro tardío.

    • El manejo expectante de la preeclampsia con características graves antes de las 34 0/7 semanas de gestación se basa en criterios estrictos de selección de las candidatas apropiadas y se logra mejor en un entorno con recursos adecuados para la atención materna y neonatal. Debido a que el manejo expectante está destinado a proporcionar un beneficio neonatal a expensas del riesgo materno, no se aconseja el manejo expectante cuando no se anticipa la supervivencia neonatal. Durante el manejo expectante, se recomienda el parto en cualquier momento en caso de deterioro de la condición materna o fetal.

    • El tratamiento antihipertensivo debe iniciarse de forma prioritaria para la hipertensión severa de inicio agudo (presión arterial sistólica de 160 mm Hg o más o presión arterial diastólica de 110 mm Hg o más, o ambas) que se confirma como persistente (15 minutos o más). La literatura disponible sugiere que los agentes antihipertensivos deben administrarse dentro de 30 a 60 minutos. Sin embargo, se recomienda administrar una terapia antihipertensiva tan pronto como sea razonablemente posible después de que se cumplan los criterios para la hipertensión severa de inicio agudo.

    Las siguientes recomendaciones se basan principalmente en el consenso y la opinión de expertos (Nivel C):

    • Se recomienda que las mujeres con hipertensión gestacional en ausencia de proteinuria sean diagnosticadas con preeclampsia si presentan cualquiera de las siguientes características graves: trombocitopenia (recuento de plaquetas inferior a 100,000); deterioro de la función hepática según lo indicado por concentraciones sanguíneas anormalmente elevadas de enzimas hepáticas (hasta el doble del límite superior de la concentración normal); dolor epigástrico o en el cuadrante superior derecho persistente severo y no explicado por diagnósticos alternativos; insuficiencia renal (concentración de creatinina sérica mayor que 1.1 mg / dL o una duplicación de la concentración de creatinina sérica en ausencia de otra enfermedad renal); edema pulmonar o dolor de cabeza de nueva aparición que no responde al acetaminofén y no se explica por diagnósticos alternativos o trastornos visuales.

    • Las mujeres con hipertensión gestacional que presentan presiones sanguíneas de rango severo deben tratarse con el mismo enfoque que las mujeres con preeclampsia severa.

    • Entre las mujeres con hipertensión gestacional o preeclampsia sin características graves, se recomienda el manejo expectante hasta 37 0/7 semanas de gestación, durante el cual se recomienda una evaluación fetal y materna frecuente. La monitorización fetal consiste en una ecografía para determinar el crecimiento fetal cada 3 a 4 semanas de gestación y una evaluación del volumen de líquido amniótico al menos una vez por semana. Además, se recomienda una prueba prenatal una o dos veces por semana para pacientes con hipertensión gestacional o preeclampsia sin características graves.

    • La anestesia epidural o espinal se considera aceptable, y el riesgo de hematoma epidural es excepcionalmente bajo, en pacientes con recuentos de plaquetas de 70.000 o más, siempre que el nivel de plaquetas sea estable, que no haya otra coagulopatía adquirida o congénita, que la función plaquetaria sea normal y el paciente no está en tratamiento antiplaquetario o anticoagulante.

1
Buen día. Bienvenid@ a la Federación Colombiana de Ginecología y Obstetricia ¿En qué podemos ayudarle?
Powered by